César Bonome: «Hacemos cirugías con solo 2 o 3 días de hospitalización cuando antes duraban 2 o 3 semanas»

Comunicación San Rafael

El director médico del Hospital San Rafael, César Bonome, pone en valor la apuesta del centro por la cirugía mini invasiva, una técnica de vanguardia que trae a pacientes de todo el mundo a operarse en A Coruña

A César Bonome le apasiona lo que hace. Lo transmite en cada palabra. En cada gesto. Desde hace nueve meses, uno de los anestesiólogos españoles de referencia, una eminencia en su campo que en su día puso en marcha programas médicos hoy reconocidos a nivel europeo, ocupa la dirección médica del Hospital San Rafael. Un desafío ilusionante por la calidad del equipo médico y de enfermería con el que cuenta. También por la reputación internacional que ha ido adquiriendo el centro a lo largo de los últimos años.

-Empecemos por el principio, valga la redundancia. ¿Quién es César Bonome?

-Soy un anestesiólogo formado en la sanidad pública gallega, que en su día organizó el programa de trasplante pulmonar del CHUAC después de vivir dos meses en Pittsburgh para formarme en anestesia para cirugía pulmonar. También colaboré en la organización del programa de trasplante hepático y el cardíaco. Mi actividad durante toda esa etapa profesional estuvo centrada en cirugía torácica y cardíaca. Y también en los cuidados posoperatorios de los pacientes.

Desde hace nueve meses he asumido este proyecto de la dirección médica del Hospital San Rafael, además de continuar aquí como jefe del Servicio de Anestesia, Reanimación y Terapéutica del Dolor del Hospital, un puesto en el que llevaba ya unos años.

Desde el punto de vista técnico, no renuncio a ser anestesiólogo. Hablamos de una disciplina que es probablemente una de las especialidades médicas más bonitas que hay, con gran proyección tecnológica por la cantidad de técnicas, equipamientos y fármacos con los que trabajamos. Y con un enorme impacto en el aspecto humano habida cuenta de que nos encargamos de la medicina perioperatoria del paciente y del tratamiento del dolor.

Soy un médico al que le gusta mucho su profesión y que con el paso de los años ha desarrollado una capacidad de gestión, de ahí que en su momento decidiese aceptar este reto. He de decir que hoy estoy satisfecho con el paso dado, porque este es un hospital en el que la gente está muy implicada, con un personal de enfermería con una capacidad extraordinaria y un equipo médico de primer nivel, joven y experimentado a la vez y con el que da gusto trabajar.

-Un centro además que en muchas áreas se sitúa en la vanguardia… En el caso de la cirugía mini invasiva, por ejemplo, el Hospital San Rafael es una referencia internacional.

-Sin duda. La apuesta de la dirección del Hospital es total. Cada vez que queremos desarrollar una nueva técnica, se ponen todos los medios para mantener ese espíritu de innovación y evolución de nuestros servicios. Este es un centro en el que hace años ya que incorporamos la cirugía robótica con el robot Da Vinci. Y todo lo que tiene que ver con la cirugía mini invasiva, por ejemplo, se está potenciando y extendiendo a casi todos nuestros servicios. Operaciones que antes eran clásicas como la cirugía de la hernia discal se hacen hoy en un porcentaje muy elevado por vía laparoscópica, al igual que la cirugía de vesícula o los tumores de colon, o en urología con las operaciones de próstata. Y a todo ello hay que añadirle por supuesto el trabajo en los Servicios de Cardiología y Cirugía Torácica. La realidad es que actualmente realizamos un elevadísimo número de intervenciones o por vídeo o por robótica.

-Hablamos de técnicas que elevan exponencialmente el porcentaje de éxito de las cirugías y que además minimizan muchos problemas asociados a la fase de posoperatorio.

-Efectivamente. Además de que se eleva el porcentaje de éxito de la intervención, lo más importante es que el estrés al que se somete al paciente es mucho menor, la respuesta inflamatoria consustancial a la cirugía abierta no existe… Desde el punto de vista de la recuperación precoz no tiene comparación.

Hoy en día, en el Hospital San Rafael estamos haciendo cirugías mini invasivas que solo requieren de 2 o 3 días de hospitalización y que antes obligaban a hospitalizar al paciente durante 2 o 3 semanas. La cirugía cardíaca, por ejemplo, se realiza además con técnicas anestésicas que permiten la extubación en el quirófano. Prácticamente la totalidad de los pacientes que se someten a una cirugía cardíaca con nosotros tienen una estancia en la unidad de cuidados posoperatorios de menos de 24 horas.

Hace unos días, realizamos con éxito una cirugía cardíaca a una joven a la que había que cambiarle una válvula mitral utilizando técnicas mini invasivas. En el 99% de los casos, hasta ahora esa intervención había que realizarla abriendo el esternón del paciente, a corazón abierto, como se dice comúnmente. Nosotros hicimos esa intervención con una incisión de solo 3 centímetros por debajo de la mama. Evidentemente, dos horas después de la cirugía, la paciente estaba sentada, cuatro horas más tarde estaba comiendo, al día siguiente se fue a planta y dos días después le dimos el alta. Es además una paciente que vino desde Inglaterra a operarse con nosotros.

-Hablamos de un cambio radical del estereotipo instalado en el imaginario colectivo sobre las operaciones de corazón.

-El Hospital San Rafael es actualmente uno de los pocos centros en España que realiza cirugía cardíaca por un puerto único, esto es, a través de una mini incisión. Y eso desde el punto de vista del posoperatorio supone un avance extraordinario. La tasa de sangrado, por ejemplo, al no abrir el esternón, es mínima, y la recuperación del paciente es muy rápida en comparación con la cirugía abierta.

El talento y la experiencia, las claves según el doctor César Bonome

-Háblenos de los servicios del hospital, del conocimiento y el trabajo que se realiza en el Hospital San Rafael.

-Nosotros tenemos algún servicio como la Traumatología que es muy potente. Algo lógico que conecta de alguna forma con nuestros orígenes, puesto que el fundador del centro era traumatólogo. Este servicio realiza cualquier tipo de cirugía ortopédica y además en los últimos años en la cirugía de la hernia discal ha incorporado también estas técnicas mini invasivas, lo cual supone un cambio radical. Ahora mismo somos el único Hospital de Galicia, o al menos el más experimentado, en estas técnicas. En el caso de la cirugía de la hernia discal, por ejemplo, todas las semanas tenemos cuatro o cinco intervenciones por vídeo, con las ventajas que todo ello supone.

-Permítame un inciso. Además de las ventajas puramente médicas, esta praxis diaria, todo este conocimiento acumulado, entraña un gran valor añadido para el Hospital San Rafael. En la práctica médica es clave la recurrencia, la capacidad de realizar muchas veces una misma intervención, para elevar la tasa de éxito. ¿Es así?

-Efectivamente. Cuando un equipo acumula una gran experiencia, la efectividad de esa cirugía crece de forma muy notable. Si vas a un centro a realizarte una intervención, pero solo hace 3 en el año, no es comparable con uno en el que se realizan 3.000. Esta cifra supone una garantía. El Servicio de Traumatología, sobre todo el doctor Álvarez de Mon, que está muy focalizado en este trabajo, intenta realizar toda la cirugía de hernia discal con este abordaje, tanto a nivel lumbar como cervical. Pero es que hasta estamos haciendo fijaciones de las vértebras con estas técnicas mini invasivas o cirugías de la hernia con incisiones de apenas un centímetro. Claro, la consecuencia es que la recuperación o las complicaciones posoperatorias son muchísimo menores.

-¿Otros servicios relevantes?

-El servicio de cirugía torácica del doctor Diego González Rivas es obviamente otra referencia. Somos el único centro de Europa que realiza esta cirugía robótica torácica por un puerto único. Por explicarlo de una forma coloquial, la cirugía robótica se realiza habitualmente por tres o cuatro incisiones. Pues bien, en cirugía torácica, el doctor González Rivas es capaz de realizarla por una única incisión de 3 centímetros.

Esto ha hecho que ahora mismo venga gente de todo el mundo a operarse aquí. Aquí operamos hace un tiempo a una paciente de Los Ángeles cuyo cirujano torácico, MacKenna, es una de las referencias mundiales en esta materia. La mujer leyó un artículo en el que se hablaba de nuestro trabajo y acudió a McKenna para comentarle que ella quería operarse con esta técnica mini invasiva. Y la respuesta del médico fue elocuente:

-Si usted quiere operarse así, tiene que ir a A Coruña.

-Y efectivamente vino. La paciente cogió el avión, se vino a Coruña y me puso el artículo sobre la mesa. La verdad es que tuve suerte porque efectivamente su cuadro médico permitía utilizar esta técnica. Finalmente se operó y 4 o 5 días después estaba de vuelta en Los Ángeles. Y estaba encantada. La mujer insistía en que había salido muy bien todo, que el trato en el hospital había sido excelente, que la ciudad y la gastronomía gallega le habían parecido una pasada y que además la operación le había salido 10 veces más barata que en EE.UU [risas].

Aquí se han venido a operar con el doctor González Rivas pacientes de toda Europa, de Oriente Medio… En fin, de todo el mundo porque el servicio es muy competente y es capaz de abordar intervenciones realmente complejas, en ocasiones casi de ciencia ficción. Hemos conseguido que pacientes que prácticamente estaban desahuciados hoy tengan una vida prácticamente normal.

-Pero el panel de servicios del Hospital San Rafael es mucho más amplio, ¿verdad?

-Desde luego. He hablado de estos servicios primero cuando podría haberlo hecho perfectamente de otros. Como el de Urología, por ejemplo. Otro servicio puntero en el uso de técnicas mini invasivas, que contó en su día con el primer robot Da Vinci que se puso en marcha en Galicia. Los doctores Manuel Roibal, Álvarez Castelo, Duarte… Un equipo de primer nivel, sin duda.

El doctor Álvarez Castelo, sin ir más lejos, es un médico muy reconocido en Urología que lidera varios programas mini invasivos en cuestiones como la cirugía de tumores renales, también para pacientes con cálculos a nivel de la pelvis renal y el uréter.

Y después hay otros servicios, como puede ser el Digestivo, donde contamos con el doctor David Carral, que es un médico pionero en la implementación de cirugía de la obesidad con técnicas también mini invasivas. Hay semanas en las que el equipo del doctor Carral está haciendo 4 o 5 operaciones con estas técnicas como POSE o endomanga gástrica en las que el paciente no requiere ingreso. Es una cirugía totalmente ambulatoria, con lo que el paciente solo está dos horas en el hospital y permite una recuperación rapidísima.

Este es un servicio con gran experiencia con una capacidad médica enorme. Que realiza intervenciones con radiofrecuencia, manometría, pHmetría… Prácticamente todas las técnicas que se puedan precisar desde el punto de vista de Digestivo están hoy disponibles en nuestro centro.

La resonancia de 3 teslas es uno de los equipos incorporados recientemente por el hospital

 

-Hablábamos antes de la apuesta del Hospital por la tecnología, por estar siempre en la vanguardia. Una de sus últimas incorporaciones es un equipo de resonancia magnética de 3 teslas. ¿Qué le aporta al hospital?

-En primer lugar, lo primero que habría que señalar es que para aquellos pacientes que puedan tener claustrofobia, este es un equipo que atenúa mucho esta sensación. Es más abierto, más luminoso, hasta tiene música… Pero obviamente el gran salto cualitativo es la calidad de la imagen que ofrece respecto al equipamiento que teníamos hasta ahora, que era de 1,5 teslas y que resulta obviamente muy útil para infinidad de pruebas.

El equipo de 3 teslas aporta una visión mucho más precisa y nítida de todo tipo de lesiones. En cirugía de mama, por ejemplo, en lesiones que antes con un ecógrafo se podían ver más o menos dudosas, ahora con esta resonancia de 3 teslas te va a dar una anatomía que facilita mucho el diagnóstico. Y esto es extrapolable a infinidad de servicios: Urología, Neurología…

A nivel general, para ver cualquier lesión en un ligamento o en un tendón, aporta unas visiones anatómicas muy superiores.

-Estamos hablando del equipamiento de resonancia más avanzado utilizado hoy en la práctica diagnóstica clínica a nivel mundial…

-Hay aparatos de 4 teslas o incluso superiores, pero están destinados más a investigación que a la práctica clínica. Con una resonancia de 3 teslas las imágenes dan una calidad mucho mayor. Es una tecnología cara, eso sí, pero para nosotros es una satisfacción y un avance técnico muy relevante para el Hospital.

-Hemos hablado mucho de técnicas y de servicios, pero un elemento diferencial del Hospital San Rafael, así lo dicen todas las encuestas de satisfacción que realizan, es el entorno. El humano y el físico. La calidez y el trato del personal y la comodidad de la instalación, incluso con algo que pudiera parecer tan prosaico al hablar de la medicina como son las vistas con las que cuentan las habitaciones.

-Es un valor añadido desde luego. Desde el punto de vista estructural, nosotros no queremos tener un hospital masificado, sino un centro cómodo. Todas nuestras habitaciones son muy luminosas, dan al exterior, con esas vistas al mar que son tan atractivas y con las que cuentan la mayoría.

Pero el factor humano es el elemento diferencial. Somos muy cuidadosos y atentos con ese trato con el paciente, y eso es algo que debemos reconocerle al equipo médico y sobre todo al de enfermería, que es el que tiene mayor trato con los pacientes.

-Y una última cuestión, ¿Dígame por qué le recomendaría a un paciente venir al Hospital San Rafael en caso de que tenga un problema médico? ¿Cuáles son los elementos diferenciales?

-Creo que hay una combinación de factores muy importantes. Por un lado, la capacidad de disponer de un trato muy personalizado por parte de un equipo altamente cualificado. Ese es el principal factor diferencial. En segundo lugar, contamos con las tecnologías y la capacidad de hacer las pruebas de forma inmediata.

En tercer lugar, vuelvo a insistir en el trato personalizado, en la posibilidad de disponer de una medicina personalizada. No un protocolo idéntico para todo el mundo. Y no querría olvidarme del trato humano, de una variable que importa, y mucho, cuando tienes que afrontar un problema médico.